Después de muchos meses de alegaciones y recursos (desoídos completamente por la Administración), esta semana se ha dictado Sentencia por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo núm. 1 de Vigo por la que se estima nuestra demanda y anula la sanción impuesta a nuestro cliente. 

La Administración había negado la práctica de la prueba que habíamos considerado pertinente, por resultar “innecesaria”. 

Esa misma prueba sí se admitió y consideró adecuada en sede judicial, lo que llevó a reconocer en Sentencia que “La denuncia en sí misma carece del mínimo sustento que permita relacionar los hechos con el demandante (…) pero acontece, además, que en sede judicial se ha demostrado que XXX ninguna vinculación guardaba con (…). 

Como otras tantas veces, lo que para la Administración es claro y no requiere de prueba para poder ser sancionado, en sede judicial se torna que carece del “mínimo sustento”.